jueves, 19 de julio de 2007

POEMAS



Malva loca

El calendario no conoce
nuestras edades sin motivos.
Tu cuerpo es tu soledad y forma de formas
en el vacío.
Fuera del olvido
pienso después de lo que es puro.

Asciendes a la ausencia
¿Quién ha inventado la ausencia?
¡Imperfecta!.


Lentitud

¿Qué hacer cuando los demás existen? la vida es negada a cada instante por el viento que viene del Mar en su posible ser de belleza inacabada.
Ese cuerpo difunto es mío, mal gusto de mi imaginación; pues, la voluntad sin imaginación es retorno a mii vida. ¡Semejantes!. La costumbre de mis días será imperfección de mis manos, todo en cierta perspectiva de lo ambiguo. Y admito la realidad en mi pensamiento de triste y equivocado. Desde el engendro – digo – el único digito alrededor de las cosas me espera y voy.
La inocencia de la visibilidad decide mi perfil y los objetos comienzan la vida del hombre, Es la muerte sin el arte. conoces bien al dios arrodillado de mi sangre.

¡Amándose!.

¡Tiempo! dices tu primera palabra y es un éxtasis del destino y tus pensamientos: Oh, si la verdad lo quisiera no tendrías nombre. Ojala mi muerte no sea pensar.

19 de Noviembre de 2002


De tu cuerpo

Toda su forma, todas las formas.
¡Formas puras!.
Es un decir, pero
la coincidencia de Dios estaba en la pubis desde su infancia
y la espera que amaba en su sombra.

Y frecuentaba el olvido como si fuera placer.
La costumbre de mirarte. ¿El destino de mi único yo, eres tu con la garganta llena de mi instinto?. Toda la desnudez del mundo renunciará a tu cuerpo,
aquella voz después del silencio.

Existes
antes de la belleza,
la diferencia se calma
en tu solo acto de
existir

contigo
la voluntad
es Gaudí, sin sombras
y eres mía.

Eres tan incierta
recuerdo
tu Adiós mirándome
como si tu virginidad emanara de la razón.



La inmensidad de la nada

Pensando en como decir
para que me observes
tan inmóvil
reunido en tu voz
y de perfil.

Y asumí la redención:
un vacío que era como el viento,
la salvación de la esencia sola.

mi sola justificación
es la claridad
sin el tiempo y su marcha, y su caída.
Sin desprecio alguno por dios;
la conciencia no puede ser
la perspectiva seria un desnudo
arrodillado.

Un extraviado quiso enamorar a un siempre erótico
Dejado como el viento en las ventanas
Imitando a un cuchillo en la herida.

Advertido el tiempo,
como los mares y la nada
en una ansiedad de Sol en penumbra.

La realidad es una espera de la inmensidad
A un lado eso de días y de noches
A p a r t a d o s
Como relojes
llaman a mi soledad.

Y solo consiguen al hombre
entre las cosas significadas y lloradas.

04 de Octubre de 2002


Un mes

I

De si mismo
El tiempo
Como una desnudes
Desde aquí.

II

Amaneció
sin destino,
sin entender,
solo en mis paredes
vestidas de
equilibrio;
pensando.

III

Llevar a cabo
la delicadeza
que no quieren mis manos
sin importar
lo único inmóvil
pequeña angustia.
Y una profundidad
distracción de lo que
no se puede ver
casi el Dolor.

IV

Respiración
y se dice
repetidos gestos,
la memoria
como un siempre espejo en la pared.
Las tardes en mi conciencia, las tardes en mi conciencia.

22 de Mayo de 2002