martes, 4 de septiembre de 2007

El gusto por la distancia jamás por el regreso




Cientos de pájaros
vuelan y se olvidan
que tu cuerpo es el único regreso,

es el abrazo de todos
los silencios.

Huir, sentir, volver,
El cielo cae
De rodillas.

El misterio avisa

que Él es la palabra musical.

Desciendo al placer,
tu pie removiendo todo el infinito sin estrellas
en suave verdad de mis manos



alejandose de la esfinje

y de la pureza


sin señorios
ni delicadeza.

La linea última de tú oscuridad.


El secreto del rencor


y de tu ausencia pidiendo más,
más cantos en la noche;

quiere tocar



hasta llegar a la piel.










Quería ser la forma del abismo.