jueves, 26 de junio de 2008

Eugenio Montejo está muerto
Muere un poeta y la creación se siente herida y moribunda

"A veces desconfiamos de las palabras porque ellas son parte de nuestra propia imperfección", dijo el poeta en una entrevista.

La muerte es tan larga...Oh, incomprensión, oh belleza. Cerró sus ojos y no sabe porqué todavía puede mirar la naturaleza musical que llora por las negras caídas del Sol. Muere un poeta y la creación se siente herida y moribunda. Fueron hace días ya, fueron hace un montón de horas como gigantescos desiertos cayendo desde el cielo. Eugenio Montejo, Eugenio Hernández duerme para siempre y yo le recuerdo, como se recuerdan a los hombres que se parecen a toda la belleza del mundo ensimismado sobre Dios; para todo poeta venezolano, para todo maniquí burlado, Montejo es la heredad paciente de nuestra causa. Muere un poeta y la creación se siente herida y moribunda.
Su cuerpo fue su único fin, sus versos que aventajaron a la naturaleza en el silencio y esfinges quedaron para siempre como el cielo y la tierra.

A Eugenio Montejo

En un árbol cuelga su
Alma libre de impecables paraísos
Así como su tiempo cuelga de Dios
Alrededor de los mundos
que todavía llegan.

No hay comentarios: