jueves, 12 de junio de 2008

Para nunca más volver

A la pureza le falta luna para marcharse
como a mis manos
sobre el piano de tu cabellera.
Estoy perdiendo la pasión
por la dignidad que me guardas
en el otro costado.

Siento lastima por la belleza al verte,
tiempo, tiempo y tiempo
como una gritería loca
en el cuarto de Sol inmóvil

y el niño, aquel niño de tus pechos
oculta a la gacela muerta bajo la mitad de la sombra

soy ese hombre delgado
entre los brazos de la gitana,
su ternura es una hilandera muerta
bajo la rueca.

No quiero ver tu risa para salvarme,
¡Llévatela ya Dios frente a mi tormenta!.

(Sin tiempo, sin Dios, sin infancia
yo soy un hombre también).

Quedarme tocando las catorce formas del olvido
es mi geranio, tómalo.
La claridad te desespera como llanura seca
Acuarela turca,
Católica suave,
Amanecer inelegante por tu lengua apacible,
azar cautivo, triste arlequín de cintas ensombrecido.
Amante a media voz
de tus esencias

la sombra del mundo duerme por tus ojos.

La hija de mi amante quiere desnudarse
y yo no la dejo.
Sin miedo no hay cuerpos,

Duda sobre mi duda
pasaba mi triste lengua.

4 comentarios:

Violeta dijo...

Gracias por el comment.

Pfff, no te creas yo también me irrito a veces por lo mismo de mí misma misma. Lo único, es que no creo ser del todo ligereza, tal vez es un querer hacer todo más ligero, no que lo sea.

Saludos meeeen.

|Andina| dijo...

"Estoy perdiendo la pasión
por la dignidad que me guardas
en el otro costado."

Dios!

¿Cómo se tiene dignidad
ante tanta cosa perfecta y mal hecha
que nos apasiona
y nos vuelve nada?

Mi costado derecho golpea con un lado izquierdo. El de esa perfecta figura mal hecha, que aún me deja sin voluntades.

Saludos verdes. [muybueno <3]

Rubén Darío Carrero dijo...

Es jugar a los cuerpos como si fuese la nada, el espíritu consciente de su propia finutud. Sartre decía que el hombre "es una pasión inutil" y yo no tengo porque creerle, pero la verda es que también en silencio me siento como el mar, lejos, aún más lejos. Está allí pero su simpatia le aconseja un poco de pudor. Yo más bien cierro los ojos para no ver mi espera, no necesito su pudor. Es que el tiempo es tan corto y su cuerpo és tan largo.

Gracias Andi, tu comentario me da fuerza. Recibo tú abrazo.

Alicia Calero Cervera dijo...

la sombra del mundo duerme por tus ojos.

Un gran verso.

Me gusta tu blog. He entrado porque acabo de descubrir que me escribiste hace casi un mes. Soy un desastre...
Gracias. Y me alegro de haberte descubierto.

Sobre la pregunta que me hacías. Brilladella no significa nada en concreto. Es una época de mi vida y los recuerdos que de ella provienen: los amigos, los sucesos, las palabras...

Un beso