jueves, 27 de noviembre de 2008

LABERINTO



La voluntad espera constantemente
un deseo que no encuentra.
La palabra alto apasiona la ausencia
de chocarrería.
Una cicatriz hacia la noche
profana la reflexión.
Sólo queda ya distancia
incrédula.
Se me hace sufrir
porque conozco la indiferencia.
Banalidades embarcadas sin cesar
sobre sí mismas.
Los horizontes atraen los ojos
de nuestros sentimientos.
Francis Picabia

7 comentarios:

ALBA dijo...

"Los horizontes atraen los ojos
de nuestros sentimientos."

Dioooos mío, que bonito. Mas que bonito. Me ha llegado hondo, muy hondo.

unbeso

Someone exactly like you. dijo...

Yo empiezo a conocer la indiferencia,empiezo a odiarla.

Someone exactly like you. dijo...

Yo empiezo a conocer la indiferencia,empiezo a odiarla.

Nébula dijo...

pero la voluntad no era llevar a cabo las cosas que no deseas? sino, dónde está el mérito, la fuerza de voluntad? si fueran nuestros deseos lo a realizar no haría falta fuerza, no? o_Ô

|andi.na| dijo...

"La voluntad espera constantemente
un deseo que no encuentra."

me quedé allí con los ojos cerrados

J. Montabes. dijo...

Vi tu entrada en "El comienzo de todo". Me gusta como escribes. Pura poesía, verbo fácil y profundo.

felicidades, un abrazo

u minúscula dijo...

ay, madre mía..