sábado, 7 de febrero de 2009

Avenida 19 / Calle Vargas


Porque la palabras dividen la eternidad
en este encuentro
de mí nombre
contra el aire.
La forma del ojo como quien huye del desierto.

Todo más allá de aquel lunes
de esa hora.

Mí dolor era aquel hombre
en una esquina con su finitud apasible
y al cruzar
ese niño una larga cabellera lo buscaba.

He dejado mi ventana preñada.

De la sombra de mis manos colgué
esta palabra: Mirar. Y cuando dije adiós a su ser perfecto, mentí
desesperadamente al filo de un espejo público.

6 comentarios:

Nébula dijo...

me encantó lo de la ventana preñada *.*


se te añora .*

Lara dijo...

Me miro y te miro.

Heto dijo...

Diseño Web aqui hay algo del tema que podeis consultar, ejemplos y demás ;)
Saludos!!

Nela dijo...

Te imaginé en tu ventana fumando un cigarrillo.

BEATRIZ dijo...

"de la sombra de mis manos colgué esta palabra"

es catárquico.

Más saludos

|andi.na| dijo...

estaba revisando
mis historiales de conversación,
pues a veces borro
los que no me interesan.

fíjate en la casualidad:
me dijiste que tú palabra era MIRAR

y verlo de nuevo,
así en un poema,
es cómico. :)