sábado, 16 de mayo de 2009

El absurdo no conoce la pureza.


Lírico sin curas, podrías llamarlo.

Excúseme Camus, elijo ser poeta...