domingo, 9 de agosto de 2009


Llueve
y el mundo se convierte
en un inmenso ojo
colgado en el universo.
Llueve
esperando a que el gran ojo
se cierre.

4 comentarios:

Elianne dijo...

Se cierre??

Vc.

Rubén Darío Carrero dijo...

Sí, sin pestañear.

María dijo...

El hallazgo de los espejos,
de las coincidencias
y de la lluvia.
Buen blog. un beso

Djuna dijo...

y nunca se cierra porque el invierno es eterno en las pupilas!