viernes, 11 de septiembre de 2009

EL ORIGEN QUE PASA




La belleza se apodera del mundo
No somos nosotros
el cristianismo fácil bajo la lluvia cuadrúpeda
Digo que el amanecer es eso que no puedo imaginar
Viriles las horas que suceden al cielo
Queda abierta la virgen
Dioses ovíparos acuden enrollándose al vientre
de un éxodo profundo.
¡Oh, glándula de lo infinito!.
La creación está condenada al pasado
como alimento para los cuerpos del futuro
han fijado las alas.
Bebemos de los sueños (yo sólo espero que no sea sangre)
la salud crucificada de los espejos.
En ningún lugar ya sin horas
Nos amamos hasta morir de dudas
Nosotros de repente
Pensamos que así era morir
y el hombre prehistórico donde la historia sueña
traicionó la superficie del agua clara
piedra a piedra y el lenguaje se hizo respiración
voz de luz y de sombra.
La otra belleza se apodera de nosotros
Le pertenecemos sobre carne y hueso como quien dibuja el pasado de un hombre
sobre la infancia de otro.
Otros mundos para expulsarme
Todos apacibles como la última circunstancia del animal
sobre su sombra.
El tiempo también espera
Mientras las moscas fastidian.





Fotografía: simplemente Polock en su estudio.

5 comentarios:

Amapola... dijo...

No lo niego... Me perturbó un poco... Las frases son fuertes y generan intensas imágenes mentales...

Genial, como siempre...

Beshos!

Pescador de Ballenas dijo...

El éxodo y las moscas. Dos constantes en la Historia.
Un poema muy intenso.
Un saludo y un canto de ballena. =)

José Agustín Solórzano dijo...

genial poema, me despertó y me sacudió... las imágenes son fuertes y certeras, me gustó mucho.

un saludo

Anónimo dijo...

la verdad, tus palabras tienen la fuerza de un huracán de fuego. Revuelve las alas quietas de mis pensamientos

Rubén Darío Carrero dijo...

Era una vez un hombre que sólo tenía que decir gracias.