miércoles, 16 de septiembre de 2009

La máquina de hacer dolor
:Texto transgénerico:

Actuar como si no tuviese que hacer otra cosa que contemplar el mundo. Un actor de cine porno o un miembro del partido comunista hacen lo mismo, sólo que no quieren aparentarlo o aparentan que ya lo hicieron y no les ha quedado nada, pero todos estamos arrojados a la quietud.
¿Recuerdas cuando me regalaste aquella estampita de Lautrec?.



La llevaba en mi cartera como si fuese una de esas alcanforadas imágenes católicas entre velas apagadas.
"Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: o sea, las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en direcciones opuestas".
Ocurrió así:

Después del silencio
Vienen los que callan
Arrecifes
Aplausos
¡Sombra!
¡Luz!
¡Todavía palabras!.



(Hasta aquí he revisado mi vida).



Me gritabas tu virginidad todos los días. ¿Cómo devolvértela?. Todo aquello era como un caballo inmóvil: dos días, una noche. ¿Has visto como respiran los caballos?, parecen que comparten algo de caracol y pez.
¿Los poetas no pueden devolver la virginidad a las mujeres?. -No, los poetas sólo son capaces de desaparecerlo todo-.
No te dejaré hasta que me devuelvas lo que es mío-.
Quiero dormir por favor, recuerda que mañana tengo una audiencia en el tribunal.
-Tu no eres abogado-.
¿Qué quieres?
Devuélveme lo que es mío.
Todo accionista tiene el derecho de intentar acciones contra las deliberaciones y resoluciones de sus asociados. En este caso, deberá seguirse el procedimiento establecido en el artículo 290 del Código de Comercio-.
¿A donde vas?.
Ya estoy despierto.
No vayas a fumar.
Tú eres el cáncer.
Queda el espacio abierto.


Debería dejar de fumar.
Diagnostico:
Sin miedo no hay cuerpos.



Calla, déjame mentirte en dos palabras: Regresaré contigo.
Ni siquiera tienes talento para dejarme ir. Estas solo como una paradoja, estas loco, como aquella vez que te ví hablando con ese espejo.
Tú no entiendes, es El Hallazgo de los Espejos.

Espejo: Háblame de hombre a hombre.

Rubén: ¿Qué quieres esta vez, iluso?.

Espejo: Todo se hunde en esta habitación donde me ves y quedarás ceñido para siempre como la sombra más trasparente del mundo, es lo que tú llamas “recuerdos”, pero a tiempo mío.

Rubén: Veo que has mejorado tu español.

Espejo: No ves, me escuchas.

Rubén: El ojo escucha.

Espejo: Eso lo dijo Claudel.

Rubén: ¿Cómo lo sabes?.

Espejo: Puedo leer tu mente.

Rubén: ¿Desde cuando?.

Espejo: He aprendido a mirarte.

Rubén: Jamás tendrás potestad sobre mí.

Espejo: Soy el único dios griego que te queda.

Rubén: ¡Jamás!.

Espejo: He aprendido a mentir.

Rubén: (entre risas): Quieres ser como yo.

Hombre-Espejo: Yo soy otro, yo soy tú, también soy lo que respiras.

Rubén: Nada me cuesta hacerte pedazos.

Espejo: Tócame y verás.

Rubén: ¿Qué quieres?.

Espejo: Aliméntame.

Hombre-Espejo: ¿Cómo?.

Espejo: Sacrificios.

Rubén: No mataré a nadie, los hombres sólo asesinamos en guerra y eso es algo que tú nunca conocerás, no hay espejos en las batallas.

Espejo: Mientes, los hombres inventaron la muerte mirándome.

Hombre-Espejo: Doscientos años me han sido arrebatados desde las once de la mañana.

Espejo: Es mejor que vayas HombreEspejo, nada de lo que digas aquí es importante para nosotros.

Rubén: No, quédate, Hombre-Espejo, revélate conmigo, huyamos de este laberinto trazado por la ausencia.



Julia, podemos ser felices pero primero quítate esa felicidad, ese corazón atado en tu vientre. Sólo eres una muestra angelical de 500 años de colonialismo católico-español. Tranquila, tranquila, algo podremos hacer juntos.
Mis órganos estás acomodados a esta costumbre miserable, mi higado es como esa mesita de noche donde colocas tus malditos Cds de John Cage. Entiéndeme, las miradas van y vienen como semanas ya vividas. Entiéndeme, entre el aire y la inspiración sólo queda el silencio.
Pero por ahora hora duerme, despiértame en los sueños desnuda y sin felicidad, asómbrame.


Solución presocratica


El espejo es una fatiga abriéndose en el cerebro. Érase aquél hombre que se dejó llevar por la idea de los espejos y se dijo así mismo que alguien más pensaba en dividirlo.
Allí están los sueños, el talento para ser hombre y la gran máquina de la vida.


Solución marxista


Lo demás es una mercancia: el dolor. No sigas masturbándote.

4 comentarios:

Victor A. Bueno M. dijo...

Soy prisionero de mi intento de demostrar que puedo tener “éxito” :-)

Nela dijo...

Me gustó mucho tu diálogo con el espejo, te imaginé...pero aun pienso que necesitas respirar aire fresco, aire fuera de ese laberinto.
Un besito.

Erika Cano dijo...

solución alterna, la verdad absoluta no existe, la mentira se convierte en verdad y la verdad puede ser una mentira, nunca sabremos nada a ciencia cierta, así que podrás creer siempre en tu verdad y en tu mentira. Quizás los espejos puedan hablar, quizás los poetas no quieran devolver la virginidad, porque su recuerdo les otorga inspiración.

Quizás quizás y quizas…

Todos estamos locos pero quien analiza su locura es llamado filósofo.

|andi.na| dijo...

lo de la virginidad me mató

y esto:
¿Los poetas no pueden devolver la virginidad a las mujeres?. -No, los poetas sólo son capaces de desaparecerlo todo-.

no sé cómo lo hiciste.
pero lo hiciste.