lunes, 16 de noviembre de 2009


La conciencia de mis órganos me engaña, mi sed se pudre, mi piel es más corta que mi tristeza. Gangrena asoleada. Ya no más –dicen mis ojos-. Pero ¿Qué?. Soñar cuesta vivir menos desde 1986, por eso prefiero hacer el amor en hoteles baratos, por eso odio a Rachmaninov, por eso fui alcohólico y mahometano, por eso me dicen “Rubén”, por eso casi muero en una clase de antropología. Levi-Strauss, entrada de bala, Foucault, yodo en el pecho, feto abismal, cúpula secreta, ingles por el toro que gime. Escribo poesía y creo que con eso puedo superar a la naturaleza, escribir es un dios sin mundo creado. ¡Tanto universo desde las mismas carnes!.


*Imogen Cunningham: Jackie, 1928

2 comentarios:

Camila Mardones.- dijo...

Que hermosa fotografía.

u dijo...

me encanta esto que has escrito
es verdad, encontrémonos