miércoles, 2 de diciembre de 2009

En mi mundo la lluvia suena a Jazz.
Pero en este encierro todo me parece tan igual al mundo que no cambia.
Acabo de existir y es menos el asombro.
Seguiré siendo el mismo entre la música no prometida. Tan real como mentirte a ti mismo.

3 comentarios:

Marta Simonet. dijo...

Me gustaría estar en tu mundo y escuchar llover toda la noche.





MUA con saxo

Suevia dijo...

Algo hará la diferencia.
Existe, asombrate, que no te importe si el mundo no cambia, existe, huele a jazz, a locura.

La ventana permanece abierta.

Ignacio Reiva dijo...

El que no escucha Jazz en la lluvia, no puede hablar de música. La realidad es la fuerza de nuestras mentiras para re-crearnos. Un gran abrazo.