domingo, 13 de marzo de 2011

Un joven poeta argentino


Lucas Kahler


Acabo de leer un poema, yo, entre tanta invisibilidad futura, el poema de un joven pastor de sueños que recién despierta al mundo y respira como un nadador hacia el cielo. Su respiración es la de un caracol despedazado por la lluvia, a la orilla se convierte en playa y luego en hombre que se permite mirar atrás. Haya un error: el mar, un pedazo de mundo que le recuerda al mundo y no quiere más pensamientos, ni sensaciones, no quiere aproximaciones, no quiere la vida, (¿Qué poeta quiere la vida tal y como es?) pero este pastor no la llama por su nombre, sólo la acompaña atravesándola en el silencio de sus pocos años. ¿Y eso? -pregunta el viento-; "cierra los ojos y respira", cierra los ojos y respira responde el joven poeta de huesos claros que revienta las noches "más un millón de diamantes" y así va por el pasado gritándoles a las gentes: “Que te recuerden un mundo” como esos espejos a mitad de su realidad, a mitad de la vida, a mitad de la poesía, a mitad del poema que por vocación de río se detiene en la luz y la luna se hace porque no la nombra; por eso, el mundo calla, como siempre, pero hay más para este joven poeta argentino llamado Lucas Kahler que al cerrar sus ojos se convierte en ese arreglista de lo intuible que en los sueños llamamos voces y en la vigilia son esos puntos de lo visible que ya todos olvidan. Respira, respira, respira...





La Luna


El silencio se hizo dios
En este, un espejo
Mas un millón de diamantes
Te acompañan en la noche.
Atravesándolo ves un pedazo de mundo
Que te recuerda a tu mundo
Cierra los ojos y respira
¿Ves a la gente? ¿Tu vida? ¿Tu mundo?
¿El pasado? ¿El presente? ¿El futuro?
Hay más
Recuerdas los pensamientos, ¿pero y los sueños?
Los deseos y las tentaciones.
Respira
Abre los ojos y mira hacia el espejo
Piensa, recuerda, siente…
Respira
¿Ves tú mundo malnacido?, ¿tus monstruos amigos?
Sentidos, resonancia, percepción, habilidad, sentimientos, música, imaginación, comunicación.
Algo más.
Esta en tu sangre
Te lleva de ti
Respira…
Lo sientes como se mueve
Respira…
El espejo te observa
Respira…
Lo sientes como se aproxima
Respira
Olvidas, pierdes, tú pierdes.
Respira…
Ya no sientes como debes
Respira…
lo logro
Respira…
Ahora ves…
Ahora ves con otros ojos.
Hola,
desgracia.

1 comentario:

lili majic dijo...

nunca habia visto esto. Es maravilloso tu texto. Gracias Carrero. Gracias