domingo, 26 de junio de 2011

La locura como función de los ojos






La intuición, del latín intueri = ver por dentro. Y las palabras son eso, un ver por dentro, un maestro invisible que dicta la distancia entre lo nunca visto y una piscina de lotos. Música ciega, gime dormido, esa voz en el cuerpo que golpea la sombra y se levanta hacia la ventana 4 pisos más arriba, huesos duros contra el espejo que intuitivamente es ventana rota, cielo roto o paredes invasivas que vienen como semanas ya vividas, como estos 24 días que han pasado de tanto ver, con el enemigo de la claridad, la imcompleta soledad del movimiento. Ciego reiré. Las uñas y los cabellos crecen como las piedras enterradas por el fantasma de mi hermano, que no es mi hermano, es mi padre o mi madre o el tiempo, qué sé yo: ¿Cosas de pupila? No me quedaré con este mirar muerto que me separa de la locura.



3 comentarios:

HUMO dijo...

Interesante y bello!

Besos!

=) HUMO

JA dijo...

PERO PARA QUE SEPARARTE, QUEDATE Y MIRA LA VIDA PASAR QUE SON ESTOS MIS OJOS MUERTOS

diana moreno dijo...

me gusta tu prosa, muy expresiva. saludos!