lunes, 18 de julio de 2011

Ya estoy cansado de los contrarios, de lo cerrado y lo abierto, de los segundos y los relojes, de las ostras y el mar, de la metáfora fin.
¿Cuál Breton? ¿Cuál Eliot? ¿Qué niño con hambre? Nada sucede.





6 comentarios:

BaBel dijo...

y eso es
t
o
d
o

Rubén Darío Carrero dijo...

c
a
s
i
todo
(de-ses-pe-ran-te)

Ignacio Reiva dijo...

Estar cansado de los contrarios es estar cansado de esta realidad, de esta vida. Un gran abrazo.

JA dijo...

ULTIMAMENTE LOS SEGUNDOS ESTAN TAN CARGADOS DE HORAS QUE EL TIEMPO SE ME HACE ETERNO

A do outro lado da xanela dijo...

Lo que pasa es que todo (me) pasa.

Linda Sjöquist dijo...

<3