lunes, 10 de junio de 2013

 MANERA



 

Las cosas no deben ser nombradas

con las mismas vocales todos los días,

allá donde predecir suena a final,

y lo sabe, lo recuerda,
es sólo una palabra o un niño ciego cuando baila.

Mírame, soy el único hombre que conozco en este poema.







Fotografías: August Sander.